Productores cartagineses se reinventan para afrontar la pandemia

0
3505

Demostrando su capacidad de reinventarse y ofrecer productos de alta calidad, la Asociación de Desarrollo Agrícola para la Exportación (A.D.A.P.EX), busca garantizar la sostenibilidad de sus asociados y ofrecer productos agrícolas de alta calidad a los vecinos del Gran Área Metropolitana que se mantienen luchando contra la amenaza del Covid19.

Esta organización que trabaja desde los años ochenta, con la fértil tierra de la zona norte de Cartago, lugar que se ha caracterizado por ser una región netamente agrícola, que permite abastecer al país del 85% de la demanda de vegetales que desarrolla con la ayuda de más de 40 agricultores, los cuales abastecen los diferentes productos que se ofrecen al mercado. La producción se mantiene durante todo el año, con una programación de siembras, con un manejo aproximado de 200 hectáreas en rotación.  

Esta organización inició finales de 1986 como un proyecto de mini vegetales en la comunidad de Cipreses de Oreamuno, de la mano de ocho productores que se unieron bajo la dirección de la Asociación de Desarrollo Integral de la comunidad donde, establecieron una parcela experimental con 17 cultivos entre variedades e híbridos específicos para mini vegetales tales como zuchini, lechuga, chilote, arveja china, espárragos, entre otros.

Durante 1988 y 1989, el grupo se fue consolidando por medio de la capacitación que recibieron en el manejo racional de los plaguicidas y en la identificación de plagas y enfermedades en cultivos nuevos en el país.  En el transcurso de esos años, se unieron otros productores de las zonas aledañas como Pacayas, Cot y Cervantes, aumentando el número de estos.

En esa misma época se inició un envío semanal de muestras al mercado norteamericano, durante mes y medio.  El producto tuvo gran aceptación, siendo reconocido por su alta calidad, compitiendo de esta forma con productores de Guatemala y México, lo que generó la necesidad de formalizar a la A.D.A.P.EX, bajo la ley de Asociaciones 218 de agosto de 1939 y sus reformas, y el reglamento del 20 de diciembre de 1988, como una asociación sin fines de lucro y al servicio de los productores, para que asumiera todas las funciones de producción, empaque y la comercialización. 

Sin embargo, a partir del año 2008 se suspendieron las exportaciones ya que no podían igualar los precios de competidores como Guatemala y México quienes contaban con costos de producción y transporte más bajos que los nuestros. Con esta situación los esfuerzos se enfocaron al mercado nacional ofreciendo una gran cantidad de productos.

Resiliencia ante la Covid19

Este 2020 la A.D.A.P.E.X., se plantea un nuevo reto profesional que sus asociados enfrentan con el fortalecimiento de la marca de mini vegetales MINYS que les permite diversificar su producción con especialidades como maíz dulce, espárragos, alcachofa, espinaca, hierbas aromáticas, productos tradicionales (papa, zanahoria, cebolla, entre otros), y frutas. 

También se ha incursionado en los mínimamente procesados o picadillos, buscando incrementar el valor agregado del producto, y pese a la reducción de la demanda del mercado nacional en las principales cadenas de Supermercados, Hoteles y Restaurantes del Área Metropolitana, así como las zonas de Guanacaste, Jacó, Quepos y Manuel Antonio y la venta de mini vegetales en CENADA los días domingo, martes y jueves en las madrugadas.

Procesos sostenibles

En Adapex, se vela por la salud del consumidor, se produce y comercializa bajo la normativa de Buenas Prácticas Agrícolas en el campo y Buenas Prácticas de Manufactura y HACCP en Planta; que comprenden aspectos relacionados con el desarrollo humano, económico y la producción más limpia, vinculado al proceso de acopio, transformación primaria y transporte, hasta el Centro de Acopio.

La organización permite que los productores cuenten con herramientas que, al aplicarlas, garanticen al consumidor productos sin contaminantes químicos, biológicos y físicos para evitar los casos frecuentes y cada vez más crecientes de enfermedades transmitidas por alimentos.

Los productores cumplen con una serie de normativa de la organización, que consideran aspectos relevantes tales como, uso de agua potable para lavado de producto, uso de bitácoras de aplicación de agroquímicos, centros de lavado en las fincas, servicios sanitarios disponibles para los trabajadores, y exigencias en el transporte del producto de campo al Centro de Acopio. Todos los procedimientos permiten el aseguramiento del procesamiento, y distribución de alimentos inocuos.

Para pedidos y mayor información puede visitar el sitio web https://www.minyscr.com

Compartir
Artículo anteriorNutrición y Covid-19. Recomendaciones.
Artículo siguienteCosta Rica sobresale en la prensa mundial como un destino a visitar cuando amaine la crisis
Alejandro Madrigal Ramírez; costarricense, administrador, gastrónomo; actor y un convencido de la gastronomía como motor de desarrollo de los pueblos. Es Co fundador de la Fundación Costarricense de Gastronomía, FUCOGA. Ha sido Coordinador Ejecutivo del Plan Nacional de la Gastronomía Costarricense Saludable y Sostenible, PNGCSS, que ha tenido un impacto revolucionario en la culinaria de su país en los últimos seis años. Es además Subcoordinador de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Asociación Nacional de Chef de Costa Rica. A su carrera se suman la experiencia de dos décadas en cargos de gerencia como Director Ejecutivo de instituciones gremiales del sector de la gastronomía y el turismo, la Cámara Costarricense de Restaurantes y Afines, CACORE, la Asociación Nacional de Chef de Costa Rica, el Instituto de Publicidad, La Cámara de Control de Mediciones y Administrador del Teatro Popular Melico Salazar, la Fundación Fantasía Folclórica, entre otros.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here